domingo, 27 de septiembre de 2015

Homicidio en grado de tentativa con abuso de fragilidad.


Me culpas porque nunca pude ni quise
en tu vórtice de dramas caer;
me preocupan también los matices
cuando no me pretenden corroer.

No podría hacer cualquier cosa
con tal de hacerte feliz;
nunca fuiste frágil mariposa
y por esa razón te escogí.

Y me apuntas con una pistola
de lirismos cargados de ruindad
obviando todas las noches de amapola
en las que yo, quizás, te pude amar.

Y me disparas algún que otro verso
con la firme intención de matar:
no aprecias que en tu desprecio
queda impresa tu mala voluntad.

Me derramas y me pisoteas
para poder soñarme incierto,
aniquilas con ese insulto
aquello que parecía perfecto.

Lo describes como un infierno
porque no supiste verlo;
Son mentiras que te has contado
para poder excretar otro cuento.

Este es mi último poema,
no te voy a escribir más.
Has asesinado lo bello
y con tu culpa me quieres cargar.












Ilustración dentro de marco por Ruben Ireland

3 comentarios :

  1. Anónimo dijo...
    Eres un artista!
    Gracias a las yemas de tus dedos por inyectar la dosis exacta de locura en
    todo lo que tocan...
    Tu veneno = Mi Remedio

    ResponderEliminar
  2. Muy bonitos versos, descarnados en noches de vigilia, olores macerados en vino y rosas.
    Belleza sacada de un trozo de carne podrida. Eres arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos Jose... "belleza sacada de un trozo de carne podrida"...no podrías haberlo definido mejor.

      Eliminar

Cont@cto